El Bund celebra el Festival Chino del Medio Otoño con un menú exclusivo

Los Pasteles de Luna, elaborados con pasta de semilla de loto, se degustan como postre en torno a esta festividad oriental

La Fiesta del Medio Otoño se celebra en China el decimoquinto día del octavo mes del calendario lunar, cuya tradición es reunirse en familia para contemplar la luna llena y degustar los típicos pasteles de luna.

Lubina al vapor con salsa de soja
Lubina al vapor con salsa de soja

En la antigüedad, para rogar a las divinidades buenas cosechas, los soberanos solían interpretar piezas musicales dedicadas a la luna en una noche del mes octavo, coincidiendo con luna llena. Así se estableció poco a poco entre el pueblo chino el hábito de adorar y observar la luna en el mes octavo, celebrándolo con encuentros gastronómicos familiares.

Es típico en esta festividad saborear el pastel de luna que representa la reunión de la familia, la felicidad y la satisfacción completa. Este dulce chino está relleno de pasta de semilla de loto rodeado por una corteza relativamente fina (2–3 mm) y puede contener yemas de huevos de pato en salazón. Suele comerse en pequeñas porciones acompañado de té chino.

Del 5 al 14 de septiembre, el Bund celebrará la luna del medio otoño sirviendo un menú especial que reúne platos característicos del repertorio chino de diferentes regiones reunidos con ocasión de la armonía festiva, que pueden saborearse en sus diversos salones o en su espectacular jardín. Su composición será la siguiente:

 

   FIESTA DE LA LUNA

MENÚ ESPECIAL

Plato combinado de entrantes

Gambas en salsa chili dulce

Ensalada de toufu con huevo100 años

Rollitos de algas con huevo

Berenjena sichuanesa

Ensalada de espárragos verdes

Platos principales

Gambones estilo waitan con cebollino

Lubina al vapor con salsa de soja

Solomillo salteado con ajo

Dimsum y arroz

Dimsum 9 dragones

Shaomei de ternera

Arroz a la cantonesa

   Postre

Pastelitos de la luna

Descárgate el menú aquí 

 

Costumbres chinas. En la antigua China, los emperadores solían hacer ofrendas y sacrificios al sol en la primavera para pedir una buena cosecha y a la luna, en otoño, en agradecimiento por los buenos frutos. Actualmente las familias se reúnen con amigos para celebrar y disfrutar de la luz de la luna y comer las deliciosas Tortas de Luna durante las tres semanas del medio otoño, un periodo que se denomina zhong qiu jie y corresponde a la luna más brillante del año, la octava luna del calendario lunar chino, en torno al equinoccio de otoño.  Son unas fiestas ancestrales muy relacionadas con la fertilidad y la femineidad. La luna se vincula siempre con el carácter femenino y a esta luna brillante y redonda nuestros antepasados le atribuían un poder mágico sobre las mujeres embarazadas y los nacimientos. Por eso en China esta es la época del año en que se celebran más bodas. Como en todas las fiestas tradicionales la comida y la bebida forman parte esencial de los festejos. Pero durante las fiestas de la Luna Llena, que se prolongan hasta la siguiente, lo más típico es tomar los ‘pastelitos de la luna’, especie de empanaditas de harina de trigo rellenos de pasta dulce de semillas de loto (aunque hoy en día los rellenos son muy variados). Los pastelitos se decoran con temas relacionados con la luna, algunos muy elaborados y simbólicos.

A propósito de El Bund. Se trata de uno de los restaurantes más singulares y cosmopolitas de la capital. Cuenta con diversos salones ambientados al estilo de El Bund, el barrio clásico de Shanghai, escenario de célebres películas chinas de los años 30, así como dos de estupendas terrazas –la de verano y la de otoño-, ideales para disfrutar de cenas íntimas o familiares. El establecimiento está situado en la calle Arturo Baldasano nº 22, una calle perpendicular al eje de Arturo Soria. La fiesta de la Luna de Otoño o Fiesta de los Farolillos es un acontecimiento singular que cada año celebra El Bund, por lo que se ha convertido en el lugar más propicio para disfrutar del menú tradicional y probar los pastelillos que elabora el chef repostero Hong para la ocasión. En el aspecto decorativo, desde la época de la dinastía Tang, los farolillos adornan la entrada de los edificios y flotan en ríos y fuentes, una escenificación de la fiesta que los visitantes y residentes chinos en Madrid aprecian como un ritual indispensable y los madrileños pueden disfrutar únicamente en El Bund.

 

www.elbund.com. C/ Arturo Baldasano, 22. Madrid. Tef. 911 151 813

El Bund celebra el Festival Chino del Medio Otoño con un menú exclusivo
Vota este post